Inicio > Bebé > Enfermedades > Peste cristal o varicela

Peste cristal o varicela en niños Peste cristal o varicela

Es una enfermedad autolimitada, que no dura más de tres semanas, pero que es altamente contagiosa, que ataca principalmente a los niños, provocando lesiones en todo el cuerpo.

Ataca principalmente a los niños, con aparición de lesiones de tipo vesicular que contienen una gota de líquido transparente, de color blanquecino y que se desarrolla en cualquier parte del cuerpo, incluidas la cabeza, el cuero cabelludo y los genitales.

De esta manera, los niños de un curso donde se haya presentado un caso de varicela, tendrán escasísimas oportunidades de eludir el contagio.

El período de incubación de la peste cristal es de entre 14 y 21 días desde que se entra en contacto con un enfermo hasta la aparición de la dolencia.

Se presenta con un malestar general moderado y fiebre no muy intensa.

En niños mayores o en los adultos los síntomas son fiebre alta y dolores de cabeza, acompañados de la picazón o prurito.

¿Cómo se produce el contagio de peste cristal?

El contagio se produce por tres vías: el contacto directo (la saliva, por ejemplo); por una diseminación aérea (en el caso de la tos o estornudo) y por objetos que el paciente haya usado, los cuales se transforman en vehículos de transmisión.

¿Es peligrosa la varicela?

Cuando la mujer embarazada se contagia con esta enfermedad justo antes del parto, el recién nacido puede padecer una varicela incluso mortal. También es peligrosa en los niños que padecen enfermedades crónicas con compromisos inmulógicos importantes como leucemia, SIDA, o cáncer.

¿Cuando se produce el contagio?

Su contagio es más alto en el período previo a la aparición de las lesiones de tipo vesicular que contienen una gota de líquido transparente. En la etapa de costras -es decir una semana después de la aparición de las vesículas- el niño ya no contagia a otras personas.

¿Puede repetirse en un paciente?

La Varicela, que se da una sola vez en la vida, puede producir una reactivación, pero en la forma de herpes de zoster, generalmente muy dolorosa. El virus puede permanecer de por vida, en forma latente, en ganglios sensitivos del cuerpo humano. Por eso, al cabo de algunos años puede reaparecer.

¿Qué medicina alivia los malestares?

Usualmente, no se necesita un tratamiento especial. El pediatra recetará reposo a aquellos pacientes en los que advierta un compromiso general de salud.

En los momentos en que se presentan las lesiones en la piel, desaparece la fiebre, lo que hace innecesaria la administración de antipiréticos. Para la picazón, basta el uso de antihistamínicos.

Cuando las vesículas se presentan en el interior de la boca o en las conjuntivas, es necesario extremar el aseo bucal y proteger las conjuntivas de alguna lesión de orden secundaria.

No obstante seguir estrictas medidas de aislamiento, muchas veces no se puede impedir la propagación de la varicela. Las “cuarentenas” tampoco tienen mucha eficacia.

En los pacientes de defensas bajas es importante tomar medidas de prevención contra la varicela y el herpes de Zoster.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV