Cuando tu bebé tiene reflujo

Reflujo

Algunos bebés experimentan reflujo, es decir devuelven algo de lo que toman, justo después de su horario de comer o cuando están tomando su leche. ¿A qué se debe y cómo se puede evitar?

Esta condición, llamada reflujo gastroesofágico (RGE) es bastante normal y ocurre cuando parte del alimento que se encuentra en el estómago es expulsado –regurgitado– por la boca.

Hay que diferenciar el reflujo del vómito, ya que se trata de la salida de leche en forma escasa. El vómito, en cambio, es más violento y abundante, y al ocurrir frecuentemente provoca pérdida de peso.

Es común que los bebés experimenten reflujo hasta los 6 meses, ya que su sistema digestivo no está totalmente desarrollado y no ha cerrado bien el esfínter que separa el esófago del estómago. Por esta razón, se devuelve el líquido hacia la boca.

Hay bebés más propensos que otros a tener RGE. Por ejemplo:

  • Bebés con antecedentes de reflujo o hernia de hiato en la familia.
  • Niños prematuros o con bajo peso.
  • Bebés que sufren de gases.
  • Bebés nerviosos.
  • Es más común en niños que en niñas.

Tratamiento

Lo más efectivo para dar al bebé es un antiácido. Otra opción sería un antihistamínico o un inhibidor de la bomba de protones.

Si eres reticente a los medicamentos, puedes probar con otras alternativas:

  • Cuando le des su leche, procura que su cabeza esté a un nivel más alto que su estómago.
  • No lo apresures al tomar su papa. Si necesita eructar o descansar un momento, sé paciente.
  • No le des pecho si está llorando.
  • Ponle un cojín o almohada para que su cabeza quede más alta al dormir.

En caso de que no mejore con estos consejos, es mejor que consultes al médico, ya que el reflujo podría traer como consecuencia algunas complicaciones digestivas. Por ejemplo, podría pasar que el jugo gástrico del estómago (con un pH muy ácido) ascienda por el esófago al regurgitar y queme sus paredes. Además, una inflamación del esófago traería complicaciones para el desarrollo del esfínter del cardias del bebé, lo que causaría reflujos continuos.

Otro posible problema sería que el bebé sintiera dolor o molestias al ingerir alimentos, lo que lo desnutriría y deprimiría.

Relacionados



bebés
Te puede interesar:

El tierno gesto de un bebé con su gemelo que se ha vuelto viral