Tatuajes y piercings en el embarazo

puedo tatuarme si estoy embarazada

Lo ideal es que no te expongas a ninguno de estos procedimientos en esta etapa de tu vida para evitar cualquier riesgo en tu salud y la del bebé.

Experto: Eghon Guzmán, ginecólogo de Integramédica

Las perforaciones en los pezones, genitales o en el ombligo son una mala idea, ya que tu cuerpo va a experimentar grandes cambios en los próximos 9 meses (y más allá) y querrás esperar hasta que las cosas se calmen antes de iniciar cualquier plan de nuevos tatuajes y piercings. Además, por lo general, tanto las clínicas como los hospitales no permiten llevar joyas personales durante el parto o mientras permanezcas hospitalizada.

En el caso de los piercings, las infecciones y reacciones alérgicas son muy habituales luego de su colocación, aunque el accesorio que hayas escogido sea de acero quirúrgico. Incluso hay embarazadas, que ya teniendo 1 de estos adornos, deciden sacárselo para evitar complicaciones cuando la piel se estire.

Pero si sientes una necesidad imperiosa de lucir un arito en la nariz o en la ceja, debes consultar con tu médico antes de agregar cualquier nuevo metal a tu cuerpo. Si recibes el visto bueno oficial, asegúrate de ir a un lugar que tenga todos los permisos necesarios, que esté limpio y que utilice equipo esterilizado. No olvides comunicarle a quien realiza la perforación que estás embarazada ya que esto puede afectar la forma en que desee controlar el procedimiento, como por ejemplo el uso de determinada anestesia.

En cuanto a la realización de tatuajes, también existen diversas dudas. En primer lugar, nadie ha hecho ningún estudio sobre la seguridad de la tinta del tatuaje durante el embarazo. Además existe la posibilidad de contraer hepatitis C o VIH por el procedimiento, incluso si vas al salón de tatuajes más limpio de la ciudad.

El doctor Eghon Guzmán, ginecólogo de Integramédica es enfático en aclarar que “las intervenciones corporales, como la colocación de piercings o realización de tatuajes durante el embarazo están contraindicadas por el alto riesgo al que se expone la mujer a tener reacciones alérgicas”.

“Existen afecciones suscitadas de estos procedimientos que se pudieran tornar graves, una de ellas es el choque anafiláctico, un tipo de reacción alérgica de carácter severo que puede generar problemas respiratorios, cardiacos y vasculares, llegando inclusive a poner en riesgo la vida de la madre y su bebé”, explica el doctor Guzmán.

Algunos tatuadores incluso advierten de los cuidados que se deben tener con los tatuajes en la zona lumbar y recomiendan hablar con el profesional que suministre la anestesia para que no pinche en el lugar que hay tinta, ya que ésta se almacena en la capa intermedia de la piel en forma de saquitos microscópicos y si llegara a explotar introduciría tinta en la médula ósea causando una infección severa.

El doctor Eghon Guzmán, explica que también existen riesgos si se quiere borrar un tatuaje con procedimientos láser en el embarazo. “Las intervenciones de este tipo están completamente contraindicadas, el procedimiento con láser es abrasivo y por ende no es recomendable someterse a estos procedimientos en un periodo de tan alta sensibilidad cutánea”.



Relacionados

embarazo
Te puede interesar:

6 cosas que una mujer ignora del embarazo