Inicio > Embarazo > Oligohidramnios: poco líquido amniótico

oligohidramnios Oligohidramnios: Poco líquido amniótico

El líquido amniótico es el medio en que tu bebé se encontrará durante las 40 semanas de gestación. Junto con permitirle un ambiente seguro será indispensable para su nutrición y desarrollo. Por la reducción de este elemento podría afectar el normal desarrollo de tu bebé

Experto: Andrés Pons, ginecólogo obstetra, especialista en Medicina Materno Fetal de Clínica Las Condes.

¿Qué es Oligohidramnios?

Es la disminución anormal de la cantidad de líquido amniótico que hay dentro de las membranas ovulares

¿Qué efectos tiene en el desarrollo gestacional?

El líquido amniótico está formado esencialmente por orina fetal, por lo tanto tiene un alto recambio, ya que se produce permanentemente, pero a la vez, es deglutido por el feto, con lo que se mantiene en una cantidad relativamente constante. Es muy importante para el desarrollo fetal, especialmente antes de las 26 semanas, ya que permite una movilidad normal de las extremidades y, además tiene gran importancia en el desarrollo pulmonar del feto al permitir con su ingreso al árbol bronquial el desarrollo y distensión de los pulmones.

¿Por qué se produce este trastorno?

La disminución de líquido amniótico se debe a una baja en la producción de orina fetal. Esto puede ocurrir por un desarrollo anormal de los riñones, o de las vías excretoras del bebé. También la poca orina fetal puede ocurrir por alteraciones placentarias que lleven a un inadecuado traspaso de oxígeno y nutrientes por medio de la sangre a la placenta y por ende al feto. Por otra parte, la otra causa importante de oligohidramnios es la rotura de las membranas ovulares que hacen que se pierda el líquido amniótico hacia el exterior.

¿Qué factores puede ayudar a desencadenar esta situación?

Las alteraciones renales y de vías excretoras se deben a malformaciones de las cuales no existe una causa única identificable.

  • El uso de anti inflamatorios después de las 30 semanas puede ocasionar disminución de la orina fetal, por lo que no debieran usarse en el embarazo. ¡Mucho cuidado con la automedicación!
  • La rotura de membranas ovulares puede deberse a infecciones o a causas desconocidas.
  • El tabaquismo durante el embarazo puede producir alteraciones placentarias que lleven a alteraciones del crecimiento fetal y también se asocia a mayor probabilidad de rotura de membranas, ambas condiciones que se asocian a oligohidramnios. Por lo tanto la suspensión del tabaquismo es una importante medida para disminuir el riesgo.

¿Cómo se identifica?

Se diagnostica mediante ecografía. Es por eso importante el examen ecográfico rutinario 3 a 4 veces en el embarazo normal y en forma más frecuente si existen condiciones clínicas que lo recomienden.

Los síntomas que pueden hacer que el médico sospeche que tienes un nivel bajo de líquido amniótico son:

  • Si tu útero tiene un tamaño demasiado pequeño para la fase del embarazo en que te encuentras.
  • Si tienes pérdida de líquido.
  • Si empiezas sentir que tu bebé se mueve menos.

Otros aspectos que posiblemente considerará tu doctor son, si ya diste a luz un bebé con bajo crecimiento, si es que padeces de hipertensión crónica, diabetes, lupus, o preeclampsia.

¿Cuándo es grave?

Siempre es una condición delicada y de riesgo que debe controlarse estrictamente por un especialista.

¿Cuál es el nivel de líquido amniótico según el trimestre de embarazo?

La cantidad precisa es difícil de definir, es mayor entre 28 y 32 semanas, hacia el final del embarazo disminuye levemente pero siempre debiera haber sobre 500 cc. Como no es posible medir el volumen exactamente, la presencia de bolsillos mayores de 2 cm en ecografía descarta el problema.

¿En qué etapa del embarazo es más común que se produzca y por qué?

Lo más frecuente es que ocurra hacia el final del embarazo por rotura de membranas. La insuficiencia placentaria es también más frecuente en el tercer trimestre. Las malformaciones urinarias habitualmente se diagnostican antes.

¿Podemos prevenirlo?

  • Evitar el consumo de cigarros y la automedicación de antiinflamatorios.
  • Realizar un control de embarazo adecuado y recurrir a especialistas en medicina materno fetal cuando se trata de embarazos de riesgo, es decir con enfermedades crónicas o malos resultados en embarazos anteriores. Esto para tomar las medidas necesarias para el estudio, la prevención y la detección precoz de estas y otras condiciones que puedan afectar al desarrollo adecuado del bebé en el útero.

¿Cuáles son las indicaciones médicas que se deben seguir de encontrarse este trastorno?

Depende de las causas, sin embargo requerirá siempre un control médico y ecográfico estricto para definir el mejor momento para su nacimiento.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV