Inicio > Embarazo > Las uñas en el embarazo

Manicura en el embarazo Las uñas en el embarazo

No hay evidencia de que arreglarse las uñas en el embarazo cause peligro para el bebé, aunque en los primeros meses el olor de los productos puede provocar molestias, como náuseas.

Experto: Soledad Aspillaga, dermatóloga de Clínica Alemana

Arreglarse las manos y los pies puede hacer que una mujer embarazada se sienta más bella, porque es una forma de mimarse y regalonearse. Seguro que si estás un poco triste te subirá el ánimo realizarte una manicura y pedicura, porque podrás mirar los dedos -tanto de tus manos como de tus pies- pulcros y limpios.

Es probable que en más de alguna ocasión hayas escuchado que hacer la manicura o la pedicura durante el embarazo podría resultar peligroso para tu bebé, sin embargo, no hay evidencia de que cuidar tus uñas mientras esperas a tu hijo sea peligroso; de hecho, la exposición a los productos químicos del salón de belleza presenta un mínimo riesgo.

Sin embargo, en ocasiones –sobre todo en los embarazos que presentan algún tipo de complicación- los expertos aconsejan mantenerse alejada de este tipo de productos durante el primer trimestre porque, más que la aplicación, el olor de estos elementos puede provocar náuseas, dolor de cabeza y otros malestares que te preocuparán, sobre todo si te expones a ellos por mucho tiempo y en un lugar con mala ventilación.

Las uñas artificiales

Uno de los riesgos que existe al utilizar uñas acrílicas es la dermatitis de contacto, es decir, la piel que soporta y rodea la uña puede irritarse, tanto por el acrílico como por las sustancias que actúan como pegamento. En las embarazadas el riesgo es el mismo, pero algunas pueden estar más sensibles hacia algunos productos químicos.

Asimismo, está claro que las futuras mamás son más sensibles a los olores, por lo que te pueden resultar bastante molestos los vapores químicos de los productos con que las realizan en algunos lugares. Si piensas ponerte uñas postizas, asegúrate de estar en un área abierta con muy buena ventilación.

Además algunas embarazadas pueden estar más sensibles hacia algunos productos químicos, por lo que uno de los riesgos de utilizar uñas acrílicas es la dermatitis de contacto, es decir, la piel que soporta y rodea la uña puede irritarse, tanto como por el acrílico como por las sustancias que actúan como pegamento.

Por otra parte, tampoco puedes olvidar que durante el embarazo todo tu organismo cambia, incluidas las uñas. Puede que ahora crezcan con mayor rapidez, se pongan más duras o bien, suceda todo lo contrario y se quiebren con nada, por lo que tal vez las uñas postizas no te duren mucho.

Para terminar, ya sabes que no hay evidencias de que hacerte la manicura o la pedicura mientras estás embarazada pueda traer complicaciones para tu bebé.

Sin embargo, lo que sí es seguro es que el olor de los productos químicos que se utilizan para hacerte las uñas, como la acetona, por ejemplo, te puede causar malestares, sobre todo durante el primer trimestre de embarazo, por lo que es mejor que durante estos primeros meses, si quieres evitar las náuseas o dolores de cabeza extra, no te arregles las uñas con este tipo de productos. 

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV