Inicio > Embarazo > La espalda en el embarazo

Dolor de espalda en el embarazo Dolores de espalda en el embarazo

En las últimas semanas del embarazo es frecuente que aumenten tus dolores de espalda, por eso debes conocer cómo prevenirlos y qué puedes hacer para que disminuyan.

Experto: Juan Pablo Otto, traumatólogo de Clínica Ciudad del Mar

Muchas mujeres no tienen problemas a la espalda antes de quedar embarazadas, pero es probable que una vez que estén esperando a su bebé se encuentren con estas molestias por primera vez. Tres cuartas partes de las mujeres embarazadas se quejan de dolores de espalda durante la gestación y, según los especialistas, en un tercio de estas mujeres, el dolor es grave.

El doctor Juan Pablo Otto, traumatólogo de Clínica Ciudad del Mar, explica que “las mujeres más propensas a desarrollar dolor en el embarazo son las mujeres multíparas, es decir que hayan tenido partos previos, antecedentes familiares (madre o hermana) que hayan tenido dolor lumbar durante el embarazo, índice de masa corporal mayor a 30 previo al embarazo y mujeres que presentan dolor lumbar durante el período menstrual”.

El especialista agrega que “en general no continúan las molestias después del parto, pero aproximadamente un 15% de las mujeres que cursaron dolor durante el embarazo pueden persistir con él hasta 6 meses después del parto”.

Por eso, en Facemamá te explicamos sus causas y qué puedes hacer para evitarlos.

Más peso: el peso extra que tu cuerpo está aguantando, provoca una curvatura en la columna, lo que se conoce como lordosis lumbar, aunque algunos estudios no han logrado demostrar la relación entre el grado de lordosis y el dolor.

Cambios en tus hormonas: los cambios hormonales hacen que tus articulaciones sean más flexibles y que retengan más agua para prepararse para el momento del parto, por lo que esto tampoco será muy cómodo o beneficioso para tus dolores de espalda.

Problemas para dormir cómoda: durante las últimas etapas del embarazo es frecuente que tengas dificultad para dormir cómoda durante la noche y es probable que prefieras dormir sobre tu espalda, lo que sin duda contribuirá a generar problemas de dolor.

La inclinación de la pelvis: debido al peso de tu abdomen, la pelvis se inclina de un modo distinto. Esto aumenta la curva de la espalda baja y puede causar desde tensión muscular e irritación de los nervios, hasta una excesiva tensión en las articulaciones.

Algunas recomendaciones para evitar el dolor de espalda:

    Evita levantar objetos pesados: o hacer cualquier fuerza que pueda causar molestia a la espalda.
  • Haz ejercicio: si caminar te molesta la espalda, prueba con deportes acuáticos o simplemente, nadar; además puedes practicar yoga prenatal y pedirle al instructor algunos ejercicios especiales para cuando moleste la espalda. Asimismo, evita estar parada porque es una de las peores posturas para el dolor de espalda.
  • Intenta comprar una almohada de embarazo: algunos estudios han comprobado que ayuda a evitar los dolores de espalda.
  • Haz cambios ergonómicos: si constantemente te duele la espalda (inclusive cuando no estás embarazada), quizá llegó el momento de que inviertas en una silla ergonómica o un teclado, entre otros elementos que te beneficiarán.
  • Evita el exceso de peso durante el embarazo.
  • Cuando planifiques la espera de tu hijo, comienza un programa regular de ejercicio, el que debes iniciar al menos tres meses antes de embarazarte sobre todo si eres de las mujeres que tiene mayor riesgo de evolucionar con dolor lumbar durante el embarazo.
  • Usa zapatos cómodos.
  • Calendariza períodos de descanso que incluyan la elevación de los pies.

Si eres de las personas que van directamente a los medicamentos, asegúrate de hablar con tu médico primero, ya que no todos son seguros para el correcto desarrollo de tu hijo. Si tienes antecedentes de dolor lumbar, considera la posibilidad de terapia física diseñada específicamente para el embarazo.

Con respecto a operación de ciertas patologías, el doctor Otto explica que “lo ideal es evitar las cirugías durante el embarazo, pero si la paciente presenta una hernia de núcleo pulposo (HNP) u otra patología de columna que lleve asociado un compromiso neurológico progresivo podría llegar a tener indicación quirúrgica”.

Es importante que tengas presente que el dolor de espalda en el embarazo generalmente se resuelve después del nacimiento del bebé, y una vez que tienes a tu hijo en brazos, esas molestias serán sólo un mal recuerdo.

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV