dolores de espalda

Dolores de espalda en el embarazo

Muchas mujeres no tienen problemas de espalda antes de quedar embarazadas, pero es probable que una vez que estén esperando a su bebé se encuentren con estos dolores de espalda por primera vez.

Tres cuartas partes de las mujeres embarazadas se quejan de dolores de espalda durante la gestación y, según los especialistas, en un tercio de estas mujeres, el dolor es grave.

En las últimas semanas del embarazo es frecuente que aumenten tus dolores de espalda, por eso debes conocer cómo prevenirlos y qué puedes hacer para que disminuyan.

Experto: Juan Pablo Otto, traumatólogo de Clínica Ciudad del Mar

El doctor Juan Pablo Otto, traumatólogo de Clínica Ciudad del Mar, explica que:

“las mujeres más propensas a desarrollar dolor en el embarazo son las mujeres multíparas, es decir que hayan tenido partos previos, antecedentes familiares (madre o hermana) que hayan tenido dolor lumbar durante el embarazo, índice de masa corporal mayor a 30 previo al embarazo y mujeres que presentan dolor lumbar durante el período menstrual”.

El especialista agrega:

“en general no continúan las molestias después del parto, pero aproximadamente un 15% de las mujeres que cursaron dolor durante el embarazo pueden persistir con él hasta 6 meses después del parto”.

Causas de los dolores de espalda en el embarazo

El peso extra que tu cuerpo está aguantando provoca una curvatura en la columna, lo que se conoce como lordosis lumbar, aunque algunos estudios no han logrado demostrar la relación entre el grado de lordosis y el dolor, esto puede ser una de las principales causas de los dolores de espalda.

Los cambios hormonales hacen que tus articulaciones sean más flexibles y que retengan más agua para prepararse para el momento del parto, por lo que esto tampoco será muy cómodo o beneficioso para tus dolores de espalda.

Durante la última etapa del embarazo es frecuente que tengas dificultad para dormir cómoda por las noches y es probable que prefieras dormir sobre tu espalda, lo que sin duda contribuirá a generar problemas de dolor.

Debido al peso de tu abdomen, la pelvis se inclina de un modo distinto. Esto aumenta la curva de la espalda baja y puede causar desde tensión muscular e irritación de los nervios, hasta una excesiva tensión en las articulaciones.

Debes tener presente que el dolor de espalda en el embarazo generalmente se resuelve después del nacimiento del bebé, y una vez que tienes a tu hijo en brazos, esas molestias serán sólo un mal recuerdo.

¿Sientes dolor en la parte baja de la espalda?

Cuándo tienes un dolor en la parte baja de la espalda estas sintiendo, en términos médicos, dolor lumbar o lumbago, muchas veces esto genera irradiación hacia una de las dos piernas, con sensación de hormigueo y debilidad.

Los mecanismos de producción del “lumbago” son variados y por supuesto que el aumento de peso producto del embarazo, o el tomar en brazos a nuestros hijos pequeños de manera incorrecta compone una variable no menor a la hora de que se produzcan estos molestos síntomas en la espalda.

Si a esto le sumamos malas posturas, uso de calzado inadecuado y un estilo de vida que favorezca la aparición del estrés, obtenemos sin lugar a dudas un cuadro doloroso que difícilmente se logra mitigar del todo con técnicas simples.

Es por esto que el conocimiento de la biomecánica de la columna lumbar resulta esencial para poder determinar qué postura es la que más nos conviene adoptar.

En embarazadas a esta dolencia se le conoce como lumbalgia durante el embarazo y se recomienda las posturas en decubito lateral (de lado) o decubito supino (recostada boca arriba).

En el caso de las madres que suelen llevar a sus hijos a través de mecanismos de mochila es importante tener en cuenta que la mejor manera de llevarlos es en la espalda y nunca hacia adelante.

El llevar un niño en la región anterior del cuerpo determina que el brazo de palanca entre la vértebra (fulcro) y la resistencia (niño) sea alta y por ende produzca un mayor esfuerzo de la musculatura de la espalda (fuerza) para resistir ese peso.

En cambio si el niño es llevado en la espalda, el brazo de palanca es considerablemente reducido y con ello se permite una menor sobrecarga de esa zona lumbar.

Recomendación

Si eres de las personas que van directamente a los medicamentos, asegúrate de hablar con tu médico primero, ya que no todos son seguros para el correcto desarrollo de tu hijo.

Si tienes antecedentes de dolor lumbar, considera la posibilidad de terapia física diseñada específicamente para el embarazo.

Con respecto a operación de ciertas patologías, el doctor Otto explica que:

“lo ideal es evitar las cirugías durante el embarazo, pero si la paciente presenta una hernia de núcleo pulposo (HNP) u otra patología de columna que lleve asociado un compromiso neurológico progresivo podría llegar a tener indicación quirúrgica”.

Sin embargo existen varias técnicas para evitarlos o disminuirloslo importante es que te sientas cómoda en toda la gestación.

Relacionados



comer durante el embarazo
Te puede interesar:

Comer durante el embarazo: lo que debes saber