Inicio > Embarazo > Desprendimiento de la placenta

Desprendimiento de la placenta Desprendimiento de placenta

Sangrado vaginal, contracciones uterinas y dolor son algunos de los síntomas a los que debes estar atenta, porque se puede tratar del desprendimiento de la placenta.

Experto: Alfredo Fredericksen, Gineco-obstetra, Clínica Vespucio.

¿Cuándo se produce el Desprendimiento de Placenta?

Se produce cuando ésta se separa de la pared del útero, situación que pone en riesgo al bebé, ya que lo priva de nutrientes y oxígeno. Además, puede causar una pérdida severa de sangre.

Las causas de este problema en el embarazo pueden ser:

  • Por tener presión alta, responsable del 50 por ciento de muertes asociadas al desprendimiento.
  • Tener más de 35 años: Existe un riesgo mayor esta edad de la mujer
  • Cuando se han tenido muchos hijos antes
  • Por estar expuesta al humo del cigarro
  • Consumo de drogas o alcohol
  • Rotura prematura de membranas
  • Traumatismo abdominal
  • Déficit de ácido fólico

Síntomas

  • Sangrado vaginal (en ocasiones de tono rojo oscuro): La cantidad de sangre dependerá de cuánta placenta se ha desprendido (leve, moderado, fuerte)
  • Contracciones que no se detienen
  • Dolor en el útero o sensibilidad en el abdomen
  • El útero se siente duro

Pero atención, que también puede presentarse sin síntomas. Esto se da especialmente en el tercer trimestre, donde el 20 por ciento de los desprendimientos se dan con hemorragia interna. Esta situación es más grave, ya que el diagnóstico y tratamiento se hacen tardíos.

¿En qué período del embarazo es más frecuente?

Es más común en el tercer trimestre del embarazo, sobre todo después de las 26 semanas de gestación. El 50 por ciento ocurre antes del inicio del trabajo de parto y entre 10 a 15 por ciento, luego del expulsivo al revisar la placenta. Si esto pasa en los últimos meses, se trata de un cuadro difícil, ya que compromete gravemente a la madre y causa la muerte de recién nacidos de más de 1500 grs de peso, lo que se llama Desprendimiento de Placenta Normoinserta (DPPNI).

Si ocurre en el primer trimestre, se asocia a pérdidas, sin embargo, en la mayoría de los casos se conserva el embarazo.

¿Cuáles son los riesgos o el peligro para la madre y el bebé?

Los riesgos que implica se asocian con abortos y a muertes fetales en embarazos más avanzados. Por su parte, en la madre puede provocar muerte por hemorragias y por problemas con la coagulación.

¿Cuáles son los tratamientos?

Los tratamientos que se deben seguir variarán según la gravedad de la situación, el período del embarazo, y la salud de la madre y del bebé.

Si el desprendimiento de placenta es leve, lo mejor es hacer reposo en cama y descansar hasta que pare el sangrado.

Si es un caso moderado, se recomienda la hospitalización, donde se realizarán monitoreos al bebé para saber cómo se encuentra y cómo marcha su ritmo cardíaco.

Si la separación es grave, el estado del embarazo es avanzado y si la madre tiene gran pérdida de sangre, lo mejor sería practicar una cesárea de emergencia.

¿Es posible que el desprendimiento se repita?

En situaciones donde ya ha ocurrido un desprendimiento de placenta en el tercer trimestre, existe peligro de que se repita con graves consecuencias. Para esto, se recomienda un estudio de las llamadas Trombofilias, esto es un grupo de trastornos que estimulan la coagulación sanguínea, producto de la presencia de cantidades excesivas de ciertas proteínas o por cantidades demasiado bajas de proteínas anticoagulantes que limitan la formación de coágulos. Este trastorno puede provocar coágulos de sangre o trombosis.

Asimismo, las Trombofilias pueden causar problemas en el embarazo, como el desprendimiento de placenta. Los especialistas atribuyen estas complicaciones a la formación de coágulos sanguíneos en los vasos de la placenta, lo que hace disminuir el flujo sanguíneo hacia el bebé.

Si los exámenes resultan positivos, se recomienda usar anticoagulantes durante gran parte de la gestación. Realizar un tratamiento para las Trombofilias no es necesario para todas las mujeres, depende si antes se ha tenido un coágulo sanguíneo y del tipo de trombofilia que se tenga (hereditaria o adquirida).

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV