Inicio > Embarazo > Cansancio en el embarazo

Cansancio en el embarazo

Los primeros tres meses del embarazo son muy cansadores, ya que aparte de la sensación constante de cansancio, muchas mamás sienten sueño todo el tiempo. Esto es porque el organismo se concentra en la nueva vida que se está creando.

Experto: Jorge Sandoval, ginecólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile

No tener ganas de trabajar, estar desconcentrada y sólo querer estar descansando es algo muy común los tres primeros meses de gestación. Las causas del cansancio se relacionan con los cambios hormonales (sobre todo por el aumento de progesterona). “Se produce la relajación de toda la musculatura y del tubo digestivo. Se genera también una sensación de somnolencia (por relajación muscular), meteorismo y constipación. A esto se suma la imposibilidad de conciliar el sueño, (tanto por la incomodidad, como por tener que levantarse muchas veces para ir al baño). Además aparecen las náuseas y vómitos que restan fuerzas”, explica el ginecólogo del Hospital Clínico Universidad de Chile, doctor Jorge Sandoval.

La presencia y duración de estas molestias depende de cada persona, pero lo común es que te sientas mejor y con más ánimo durante el segundo trimestre. No obstante, a medida avance el embarazo, te sentirás cansada por el aumento de peso normal y la retención de líquido a nivel de los pulmones, lo que puede implicar dolor de espalda, acidez estomacal, calambres en las piernas, los movimientos del bebé y a la necesidad de orinar muy seguido.

El especialista agrega que “durante el embarazo, por efecto hormonal, se produce relajación muscular que causa somnolencia, lo que contribuye a la sensación de cansancio. Por otro lado, se produce retención de liquido que dificulta el intercambio de oxigeno a nivel del alveolo pulmonar. Por último, con el avance del embarazo se agrega el aumento de peso.

Si el cansancio no se te pasa en el segundo trimestre, o sospechas que algo no está bien, consúltalo con tu médico, ya que a veces el cansancio se relaciona con anemia o depresión. Si tienes problemas depresivos o sufres ansiedad, tu médico puede derivarte a un profesional de salud mental.

Qué puedes hacer:

  • Obedece a tu cuerpo. Descansa lo más que puedas, duérmete temprano o duerme siesta cuando sea posible. Si trabajas en una oficina, cierra la puerta, apoya la cabeza sobre el escritorio y descansa. Incluso puedes recostarte unos minutos en el asiento trasero de tu auto.
  • Adapta tus horarios. Por ejemplo, si trabajas, tómate algún día de vacaciones para recuperarte. Si te sientes mal, pide licencia, o pregunta si puedes llevarte trabajo a casa. Si eres dueña de casa y tienes más hijos, pídele a alguien que te ayude a cuidarlos algunos días para descansar.
  • Come bien.Necesitas unas 300 calorías extra por día, pero deben ser alimentos saludables como verduras, frutas, granos enteros, leche descremada y comidas sin grasas. De esa manera tendrás las energías que tu organismo necesita. Recuerda que la comida chatarra no da energía. Procura que los refrigerios sean saludables, como fruta y yogurt. No tomes mucho café y bebe mucha agua para hidratarte.
  • Haz ejercicio moderado a diario. Puede que pienses que estás muy cansada para hacerlo, pero en realidad, las actividades moderadas (como una caminata) pueden ayudarte a sentir mejor. Procura hacer pausas con frecuencia durante el día para moverte y respirar profundamente.
  • ¡Sé paciente! Si el cansancio de los primeros tres meses te deprime, anímate porque ya te sentirás mejor y tendrás más energía. Si estás en los últimos meses del embarazo, piensa que ya muy pronto tendrás a tu bebé en los brazos. ¡Así verás que el cansancio valió la pena!

Más allá de estos malestares, el doctor Sandoval comenta que “hay que considerar que el embarazo no es una enfermedad, por lo tanto disfruta tu embarazo, porque es una etapa única y muy bonita en la vida”.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV