Cálculos renales durante el embarazo

El embarazo es un suceso fisiológico de la mujer que tiene repercusión sobre múltiples órganos y sistemas del cuerpo humano. Los riñones no están exentos de esos cambios, por ello, aunque no es común, la mujer gestante podría sufrir de los llamados cálculos renales.

Con la presencia de algunos factores externos, pueden formarse cálculos renales durante el embarazo, los cuales pueden provocar; en casos muy severos, un parto prematuro. Sin embargo, existen maneras de tratar la afección durante la gestación para que no afecte el desarrollo intrauterino del bebé.

Especialista: Dr. Víctor Rubio, gineco-obstetra de la Clínica Indisa.

También conocidos como cálculos o piedras renales son masas sólidas compuestas de pequeños cristales de calcio o de ácido úrico (desecho tóxico metabólico producido principalmente en hígado) presentes en la orina, los cuales se forman en el riñón, quedándose en él, en la vejiga o bajan a través de las vías urinaria.

¿Por qué se producen durante el embarazo?

Las estructuras renales sufren una serie de modificaciones que a veces alteran su funcionamiento, sobre todo durante el embarazo, cuando el crecimiento del útero el desequilibrio normal producido durante la gestación actúan sobre las diferentes funciones renales y crean trastornos en el riñón o agravan la función de un riñón dañado previamente.

  • Consumir poca agua aumenta el riesgo a desarrollar cálculos renales durante el embarazo.
  • Geneticamente, las familias donde se presenta una alta incidencia de hipercalciuria, la mujer embarazada puede sufrir de cálculos renales.
  • Sensibilidad gastrointestinal.
  • El exceso de calcio, en ocasiones, puede generar trastornos en los riñones, especialmente en la gestación.
  • Cambios fisiológicos y anatómicos durante el embarazo.

¿Cómo identificar un cálculo renal?

  • El Dr. Víctor Rubio, asegura que los cálculos renales se distinguen por la sintomatología dolorosa, mejor conocida como los cólicos renales o ureterales, originados por las contracciones del uréter para hacer avanzar el cálculo a través de la cavidad interna de un tubo uretral.
  • La única forma de confirmar los síntomas es a través de una ecotomografía renal, la cual podrá confirmar si la embarazada padece este trastorno.
  • La futura mamá que tenga cálculos renales estará expuesta a la aparición de fuertes cólicos, a las infecciones urinarias asociadas y al nacimiento prematuro del bebé.

¿Cómo se eliminan los cálculos renales?

La eliminación de los cálculos dependerá del tamaño de éstos:

  • Si es pequeño se eliminará en forma espontánea, pero si su tamaño es mayor requerirá de tratamiento médico.
  • “Cuando no hay eliminación espontánea del cálculo, se emplean los antiespasmódicos y analgésicos, si no hay éxito, se indican los procedimientos quirúrgicos, fundamentalmente por vía endoscópica, en la gestante”, sostiene el doctor Víctor Rubio.
  • Esta vía extrae el cálculo si es pequeño o se coloca un catéter para facilitar temporalmente el flujo urinario desde el riñón, además, es recomendable realizar la cirugía durante el primer trimestre de gestación.

Los cálculos renales se pueden prevenir tomando dos litros diarios de líquido y consumiendo alimentos cítricos para acidificar la orina, es preferible disminuir la ingesta de sodio y las proteínas de origen animal.



Relacionados

Te puede interesar:

Por qué necesitas orinar con frecuencia cuando estás embarazada