Inicio > Embarazo > Arteria Umbilical Única

Arteria Umbilical Única

En el 1% de los embarazos se presenta este trastorno que implica que el cordón umbilical tiene sólo una arteria, lo cual puede provocar que el bebé nazca prematuro y con bajo peso.

Experto: Paris Valentini Chávez, especialista en Obstetricia y Ginecología de Clínica Alemana

El cordón umbilical está compuesto por 3 vasos sanguíneos, dos arterias y una vena umbilical, las cuales están rodeadas y protegidas por la gelatina de Wharton. El bebé recibe todos los nutrientes y el oxigeno proveniente de la madre a través de la vena umbilical.

Sin embargo, existe una anomalía que se desarrolla en el cordón umbilical, en la cual, según explica el Dr. Paris Valentini, Médico cirujano con especialidad en Obstetricia y Ginecología de Clínica Alemana, una de las arterias se absorbe precozmente durante la gestación identificándose sólo dos vasos, es decir una vena y una arteria, a esto se le conoce como Arteria Umbilical Única (AUU).

El 1% de los embarazos sufren de esta malformación, la cual se produce habitualmente por aplasia (falta de crecimiento o desarrollo incompleto de un órgano o tejido) o como consecuencia de la atrofia de una arteria. El especialista de Clínica Alemana, asegura que no hay una relación con las condiciones de la madre o ambientales que puedan incidir en la presencia de este trastorno.

¿Cómo se detecta Arteria Umbilical Única?

Según el doctor Paris Valentini, esta anomalía se detecta con una ecografía obstétrica, habitualmente a partir de la 12 semana de gestación. En ella se puede obtener la imagen de una sección transversal del cordón umbilical en la que se observan los vasos sanguíneos y como una sola arteria rodea la vejiga urinaria.

Cuando se detecta la arteria umbilical única, el especialista debe cerciorarse que este trastorno no venga acompañado de otras malformaciones. Sin embargo, Valentini afirma que este trastorno no se puede prevenir, ni mucho menos predecir.

Consecuencias en el bebé

La arteria umbilical única altera la recepción de nutrientes y oxígeno provocando complicaciones para el bebé, entre ellas la restricción del crecimiento intrauterino y alteraciones cromosómicas.

Los bebés que padecen este trastorno tienen riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer. Es por esto que el doctor Paris Valentini sugiere que después del nacimiento es necesario que los médicos descarten otras alteraciones anatómicas fetales y que además hagan un seguimiento de la curva de crecimiento fetal.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV