Inicio > Decoración Infantil > ¿Cómo decorar la pieza del bebé?

Cómo decorar la pieza del bebé¿Cómo decorar la pieza del bebé?

Escoger la habitación para el bebé, su cuna y los colores de las paredes, son decisiones significativas que no pueden ser tomadas al azar. Aquí te damos importantes tips para decorar de forma segura el cuarto del bebé.

Experto: Carmen Hernández, sicóloga y experta en seguridad del hogar

“El primer punto es decidir cuál va a ser su pieza. Un buen criterio sería que esté lo más próxima a la de los papás, por el hecho de que nos tendremos que levantar varias veces durante la noche a atenderlo”, sugiere Carmen Hernández.

Una vez resuelto esto, hay que tratar que el dormitorio esté bien iluminado y ventilado. Además, debe ser una zona tranquila. “Aconsejamos que haya hartos puntos de iluminación, uno en el centro del techo y otra luz más tenue que nos de visibilidad, pero que no lo moleste al niño”, aconseja.

Para la decoración de las paredes la sicóloga sugiere colores que transmitan tranquilidad: “Va a ser un lugar donde él tiene que dormir, por eso utilizaremos colores champagne, beige, marfil u otros en esa gama. Y si nos gusta, podemos añadirle un toque de estimulación poniendo monitos animados”.

Sin embargo, Hernández aconseja no recargar de elementos llamativos,  pues demasiada estimulación puede hacer que el bebé tenga más dificultad para conciliar el sueño. “Todo es nuevo para ellos y dan la concentración a cualquier cosa que haya a su alrededor”, afirma.

A la hora de comprar los elementos para la pieza del bebé debemos tener en cuenta que todo lo que escojamos debe ser de fácil limpieza y sobre todo que no acumule polvo. Eso significa: evitar las alfombras y peluches en exceso.

Es importante mirar al futuro y pensar que los niños crecerán y que todos los muebles que pongamos pueden ser utilizados más adelante como escaleras, por lo tanto apenas empiecen a caminar sería recomendable asegurar estos elementos a la pared.

La cuna

La cuna debe ser de madera sólida y estable: "Los barrotes no deben exceder los 6 centímetros de separación para que el bebé no introduzca la cabeza y quede atrapado. La seguridad pasa por eso y por colocarle un protector lateral que vaya atado a esos barrotes, sin sustituirlo por peluches o cojines que podrían irse encima del bebé".

Por su parte, el colchón, del moisés o la cuna, debe ser rígido sin llegar a ser duro. Y de preferencia no debe tener cobertura plástica. Los barrotes de la cuna deben bordear los 60 centímetros de alto, para que se mantenga la seguridad cuando el bebé crezca.

Por último, la pintura de la cuna no debe ser tóxica, irritante, ni contener plomo. Además, hay que poner atención en que no se descascare con facilidad.

Escucha a la sicóloga española Carmen Hernández en el programa radial

 

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV