¿Qué es el Síndrome del bebé sacudido?

Ser padres; sobre todo si somos primerizos, nos lleva a vivir y experimentar diversas experiencias, y como es un mundo amplio y desconocido muchas veces pasamos por alto algunos riesgos a los que exponemos a nuestros hijos sin darnos cuenta. En este caso, hablaremos sobre el síndrome del bebé sacudido.

Se conoce como síndrome del bebé sacudido a la afección que se produce por daños a las fibras nerviosas del cuello que a su vez están relacionadas con el control respiratorio.

Estudios aseguran que no es necesario ser violento para causarle daños severos a un bebé, incluso el neuropatólogo del Royal London Hospital; Jennian Geddes, y sus colaboradores han comprobado que el agitar a un lactante sin sujetarle la cabeza, puede dañar las fibras nerviosas de la zona del cuello.

“Los hallazgos demuestran que no es necesaria la violencia para producir el daño”, comentó Geddes durante una entrevista en el año 2010.

¿Por qué no debemos sacudir o zarandear al bebé?

Los músculos de los bebés están en pleno desarrollo, por ende son débiles, y su cabeza es grande y pesada, por lo que cuando los alzamos, agitamos o zacudimos sin sostener su cabeza, el cerebro del pequeño se mueve hacía adelante y hacía atrás dentro del cráneo, lo que va a ocasionarle:

  • Hinchazón.
  • Hemorragia severa (en el cerebro, retina).
  • Contusiones.
  • Trastornos en la médula espinal.
  • Fracturas en las costillas y huesos.
  • Daños cerebrales permanentes.
  • Y en el peor de los casos, la muerte del niño.

Ante la tentativa de calmar el llanto del bebé, jugar o tranquilizarlo, debemos evitar esta acción, al principio puede parecernos irrelevante, o pasamos desapercibidas las lesiones, pero el bebé sufrirá cambios físicos que nos pondrán en previo aviso.

Síntomas del bebé sacudido

  • Vómitos.
  • Convulsiones.
  • Irritabilidad.
  • Letargo.
  • Problemas respiratorios.
  • Piel pálida.
  • Alteraciones neurológicas.
  • Cambios físicos.
  • Pérdida de conocimiento.

Consecuencias que trae sacudir al bebé

  • Ceguera.
  • Daños cerebrales.
  • Trastornos del habla.
  • Retardo en el aprendizaje.
  • Epilepsia.
  • Retraso mental.
  • Pérdida auditiva.
  • Ceguera.
  • Daños en la espina dorsal y cuello.
  • Muerte.

Tratamiento inmediato que debe recibir el niño cuando presenta los síntomas del bebé sacudido

  • Soporte respiratorio.
  • Realizar imágenes diagnósticas del cerebro del bebé.
  • Intervención quirúrgica para detener la hemorragia.
  • Efectuar resonancias magnéticas o tomografías.

Los casos más frecuentes se producen en niños menores de dos años y hasta los cinco, y lamentablemente los pequeños que logran sobrevivir al síndrome del bebé sacudido necesitarán cuidados médicos especializados el resto de su vida. Por eso es importante ¡NO! sacudir, agitar o zarandear al bebé y tampoco permitir que terceros lo hagan.



Relacionados

bebé en brazos de madre
Te puede interesar:

Áreas del desarrollo del bebé