Cómo deben ser las heces de un recién nacido ¿qué es normal y qué no?

cómo deben ser las heces de un recién nacido

Como madres siempre nos hacemos diferentes preguntas que derivan de la inexperiencia en el mundo de la maternidad, entre ellas destaca cómo deben ser las heces de un recién nacido y es que el tiempo que muchas mamá dedican a revisar las heces de sus hijos es bastante. Se preocupan del color y consistencia de éstas, también si está evacuando muchas veces diarias o si no lo está haciendo suficientemente.

Ante la duda sobre cómo deben ser las heces de un recién nacido y la cantidad de disposiciones diarias es necesario tener en cuenta:

  • La edad del niño.
  • Si es alimentado con leche materna o preparada.
  • Si consume leche preparada, necesitará defecar en forma diaria, para evitar incomodidad y no sufrir de estreñimiento.
  • Si ya come alimentos sólidos.
  • En el caso que no los coma, podrá evacuar unas 4 veces diarias, incluso, más.
  • Las heces del pequeño sufrirán cambios de manera regular, en tanto se desarrolle.
  • También el cambio de color puede estar sujeto a cada día.

Esa sustancia oscura llamada meconio

¿ Cómo deben ser las heces de un recién nacido los primeros días después del nacimiento? El niño defecará meconio. Ésta es una sustancia pegajosa de un color verde oscuro o negra que se desarrolla al interior de los intestinos del niño durante el embarazo. Está formada por bilis, células de la pared intestinal, secreciones, mucosidad y líquido amniótico. Si aparece quiere decir que los intestinos del niño están funcionando como corresponde.

La leche materna y la caquita del pequeño

La primera leche materna cumple el rol de laxante y permite empujar el meconio fuera del organismo del pequeño. Así una vez que la mamá le sube la leche luego de unos 3 días las heces del niño cambiarán. El color irá de un verde medio café a un amarillo fuerte. Si son amarillas el olor puede ser suave. Durante las primeras semanas es probable que el niño defeque durante cada ingesta de leche o después.

La leche preparada y su incidencia

Si la mamá alimenta al pequeño con leche preparada, caerá en cuenta que sus heces son diferentes.
Es así como notará que resultan tener un mayor tamaño, en comparación a las de un pequeño que es alimentado con leche de pecho.

Esto se explica, porque que en el caso de la leche preparada, ésta no es digerida absolutamente por el organismo del niño. Es distinto al caso de la leche materna que sí es digerida totalmente. La caquita del pequeño tendrá un color amarillo pálido o también adquirirá un color de tipo café amarillento.

Respecto del olor, éste se caracterizará por ser muy potente y más parecido al que tienen las heces de los adultos. Si el niño es alimentado con este tipo de leche será más probable que padezca de estreñimiento. Siempre resulta aconsejable que la mamá hable con el especialista adecuado si piensa que su pequeño padece algún problema.

Cambios en las heces, al pasar a la leche preparada

Si la mamá ha decidido pasar de la leche materna a la preparada, es importante que lo haga en forma pausada. Es conveniente que este paso tenga lugar en un lapso de varias semanas, de esta manera el sistema digestivo del pequeño podrá adaptarse y evitar sufrir de estreñimiento.

Además, disminuirá el riesgo de dolor, hinchazón y mastitis en los senos de la mamá. Una vez que el niño haya podido habituarse a la mamadera es probable que su frecuencia de evacuación se modifique.



Relacionados

mama
Te puede interesar:

Los bebés bilingües tienen más memoria y capacidad de aprendizaje