Inicio > Bebé > Natación para bebés

Bebé aprendiendo a nadar Natación para bebés

La mejor forma de familiarizar al pequeño con el ambiente acuático es mediante juegos en la tina. Así, una vez que lo lleves a la piscina él estará más preparado.

Los cursos de natación son una gran alternativa para los niños, quienes no sólo aprenden algunas técnicas que les pueden salvar la vida en algún momento, sino que también, el bebé aprendiendo a nadar, desarrolla fuerza física, habilidades motoras, hábitos de conducta y sociales, todo lo que contribuye a aumentar la confianza en sí mismos.

El bebé estuvo nueve meses en un ambiente líquido, por lo que estar en el agua será grato para él. A pesar de que en un comienzo no le guste mucho.

Los especialistas aconsejan que la relación del niño con el agua debe comenzar a contar de los seis meses. Es importante que también sea una forma de estrechar la relación entre los padres y el bebé, por esto una buena manera de comenzar el contacto con el agua es jugando en casa.

El baño como primer acercamiento a la natación

La instancia del baño debe ser un momento de entretención, y por ello, es durante el baño de tu hijo que se producirá el primer acercamiento al ambiente acuático. Durante los baños el niño aprenderá que sus juguetes flotan, que puede soplar la espuma o que sus pies pueden flotar.

Puedes tomar a tu bebé y ponerlo de espaldas en la tina, como flotando sobre el agua. Así, siente que el agua lo puede sostener y toma confianza. También, al meterlo a la tina, puedes derramar agua suavemente sobre su cuerpo y su carita para que se acostumbre.

También puedes jugar con tu bebé. Lo tomas delicada, pero firmemente, de las axilas y lo mueves adelante y atrás.

Ahora... ¡A la piscina!

Un consejo que debes tener en cuenta en las primeras sesiones de piscina de tu hijo, es no dejar de mirarlo a los ojos mientras lo sostienes para que flote. Eso le dará confianza.

Además, puedes cantarle sus canciones favoritas e inventar juegos, pero sobre todo, debes animarlo a cada momento y sonreír cuando realice algo bien. Un buen juego es hacer que él te alcance: ubícate un poco alejado de él, donde no haya más de un metro de profundidad y cerca del borde de la piscina. Entonces que él te alcance nadando.

Puedes ponerle un flotador y que él se dé impulso con las piernas. Recuerda que las alitas no tienen la suficiente fuerza para levantar su cabeza en caso que se hunda, por lo que es mejor un flotador.

Es bueno que el bebé se bañe en la piscina con otros amigos y, así, desarrolle habilidades sociales. No te preocupes si al comienzo se asusta en la piscina grande, puede comenzar en las piscinas para niños que hay en muchos complejos de natación. El mejor horario para llevar a la piscina a tu hijo es entre comidas y lejos de las horas de siesta.

Lo que no debes olvidar cuando lleves a tu hijo a la piscina

-Pañales, existen algunos desechables que están hechos especialmente para no abultarse al contacto con el agua. También debes llevar pañales para cambiarlo una vez que salga del agua. Puedes llevar dos o tres de cada uno. -Toalla seca, tanto para ti como para tu bebé.
-Juguete, a lo menos uno para que tu bebé se entretenga y se familiarice con la piscina.
-Mamadera, puedes llevar el biberón y alguna fruta o yogurt porque es probable que, al salir de la piscina tenga mucha hambre.

Tips para elegir una piscina segura para las clases de tu hijo

  • Salvavidas, el complejo, gimnasio o piscina donde tu hijo aprenda a nadar debe tener a lo menos un salvavidas vigilándolos siempre.
  • La piscina debe tener agua limpia, con filtros adecuados, pero seguros para los niños.
  • Verifica que cerca de la piscina no existan enchufes, cables o cualquier tipo de tendido eléctrico que pueda provocar algún accidente.
  • La piscina no puede estar en declive de pronto, es decir, las zonas profundas deben estar marcadas y señaladas, inclusive con cuerdas.
  • El complejo debe tener aparatos de comunicación y equipo de emergencia.
  • A pesar de que esté con un profesor, no debes dejar de poner atención al niño. Si ya es un poco más grande, comprueba que entienda las reglas y normas de seguridad del club acuático al que asiste.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV