Inicio > Bebé y Lactancia > Lactancia correcta

Lactancia correcta Lactancia correcta

Para que el bebé tome leche de forma adecuada, se pueden seguir ciertos pasos que ayudarán a una mejor lactancia, aquí algunos de ellos.

Experto: Janet González, matrona de la Escuela de Obstetricia y Puericultura de la Universidad Mayor

La posición para amamantar es lo principal para que alimentar a tu hijo sea todo un éxito. Una lactancia correcta es donde el pecho y el bebé encajan de manera exacta. Es parte de una habilidad que se aprende con el tiempo y que debe ser totalmente dominada. Para algunas mamás e hijos no representa mayor esfuerzo, pero hay otros que necesitan practicar mucho.

Forma correcta

anatomía de la mama

Una lactancia correcta comprende el pezón y la aureola (el área oscura que rodea al pezón). Para dar comienzo al flujo, las encías del bebé deben comprimir la aureola y la leche de los senos localizada debajo. Si el bebé solo succiona el pezón es muy probable que quede con hambre, porque no se están comprimiendo las glándulas que secretan leche.

Debes asegurarte de que tu bebé succione en el lugar correcto y no en otra parte del seno. Hay que tener en cuenta que los niños siguen succionando aunque no les salga nada y pueden causar heridas con sus encías en las partes sensibles del tejido del seno.

Preparándose

Acerca del pezón

Cuando tú y tu bebé encuentren una posición cómoda, toca suavemente la boca del niño con tu pezón, hasta que ésta se abra bastante (como un bostezo).

Algunos especialistas en lactancia sugieren que dirijas el pezón hacia la nariz del pequeño y después hacia la parte baja del labio superior, así el niño abrirá más grande la boca. Esto evita que se pliegue el labio superior durante la alimentación. En el caso de que su bebé no abra la boca, puedes tratar de untar algo de calostro, y después leche, en sus labios para estimularlo a amamantar.

Si su bebé se da vuelta, suavemente, lleva su cara hacia ti, por reflejo él nuevamente inclinará su cabeza hacia el pecho. No le aprietes los dos cachetes para que abra la boca, eso lo puede confundir. Una vez que el niño se acostumbre a comer, el solo hecho de sentir el pecho y el olor de la leche hará que se gire hacia el pezón.

Selle el trato

tomar correctamente la leche

Cuando la boca esté bien abierta, acerca a tu bebé; no lleves el pecho hacia él. No lances tu pezón hacia la boca del niño, deja que él tome la iniciativa.

Puede que el bebé haga varios intentos antes de abrir la boca para tomar correctamente la leche. Recuerda sostener tu pecho hasta que el bebé se agarre firmemente a él y así pueda succionar bien.

Revise la leche

cuando la lactancia está siendo efectiva

Sabrás cuando la lactancia está siendo efectiva porque la mandíbula de tu bebé y la punta de su nariz tocarán tu pecho.

Es importante que los labios del bebé estén hacia fuera y no hacia adentro. Revise que el niño no esté succionando su propio labio, porque los recién nacidos chupan cualquier cosa. Si se está chupando la lengua, debes parar la sesión y con un dedo quitar el pezón. Asegurate de retirar la lengua antes de continuar.

La lactancia no es dolorosa si se hace correctamente, a menos que tengas una infección en los pechos. Si sientes dolor en el pezón mientras amamantas, es mejor que retires al niño del pecho y vuelvas a ponerlo. Si mientras estás amamantando escuchas que el bebé produce ruidos extraños es porque no está lactando bien.

Espacio para respirar

No bloquea la nariz con el pecho

Si tu pecho bloquea la nariz del bebé cuando amamanta, retire, un poco y muy suavemente, el seno con sus dedos. Puede elevar un poco al bebé para darle más espacio a la respiración.

Pero mientras maniobra, no deje caer nada de leche, a los dos les ha costado trabajo conseguirla.

Al terminar de alimentarse

Retírese suavemente

Si el bebé ya terminó de alimentarse, pero sigue pegado al pecho, no se lo quites abruptamente, eso le puede causar daño al pezón. Mejor tranca la succión colocando un dedo en la esquina de la boca del bebé para que entre aire y empuja tus dedos contra las encías, hasta que sientas que el niño se solto.

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV