rinitis alérgica en los niños

Rinitis Alérgica en los niños ¿cómo evitarla?

Actualmente se calcula que un 20% de la población nacional sufre de rinitis alérgica y que un 10% son menores de edad, pero ¿qué hacer con la rinitis alérgica en los niños?. En Facemamá te lo contamos:

¿Para qué sirve la nariz?

El órgano complejo que es la nariz cumple con variadas funciones: permite el paso de aire, filtra partículas hasta de 30 micrones, témpera y humidifica el aire que va a llegar a los pulmones, permite el sentido del olfato y la quimio sensación provocada por sustancias tóxicas, modifica la voz por efecto de resonancia y además es fuente de reflejos que afectan a todo el organismo.

¿Qué pasa cuando se enferma la nariz?

Puede generar síntomas más allá de su territorio. Existe alteraciones en los ojos (lagrimeo), la boca y los dientes (mal aliento, dolor), la garganta (sequedad, dolor), las cavidades perinasales (congestión, dolor), los oídos(autofonía, sensación de oído tapado), la laringe (disfonía) y los bronquios (tos). Pero el síntoma más común es la obstrucción nasal.

Rinitis

La rinitis es una inflamación de todo el tejido que recubre la mucosa nasal. Se calcula que la padece el 20% de la población nacional. De éstas, un 50% son alérgicas. Alrededor del 10% de la población infantil y el 20% de los adolescentes tiene alguna forma de rinitis alérgica. También puede acompañar al asma, siendo el porcentaje un 75%.

En el caso de la alergia estacional se observa en un rango que va entre el 5 y 9% de la población infantil, siendo poco común en los menores de 5 años. Por el otro lado, la rinitis perenne es poco frecuente, alrededor del 3% de los niños la sufre. Aunque su frecuencia aumenta cuando va asociada al asma.

Rinitis alérgica en los niños

Es la inflamación de la mucosa nasal que presenta los siguientes síntomas:

  • Obstrucción nasal
  • Rinorrea o goteo por la nariz
  • Estornudos
  • Congestión de conjuntiva, ojos enrojecidos o llorosos
  • Prurito o picazón en la nariz, oídos y garganta.

Aunque la rinitis alérgica en los niños no se le clasifica como enfermedad, contribuye al desarrollo de varias enfermedades respiratorias como el asma, la sinusitis crónica, la otitis media con efusión y los pólipos nasales.

Alergia de época y de todo el año

Si la alergia afecta durante la primavera cuando los árboles empiezan a florecer, se trata de fiebre del heno o rinitis alérgica estacional.

Pero si permanece durante todo el año, se trata de rinitis alérgica perenne. En ningún caso se debe sufrir en silencio, ya que existen medicamentos que no tienen efectos secundarios y pueden mantener la rinitis bajo control.

Dependiendo de los resultados de la evaluación de los síntomas y del examen físico, el médico propondrá un plan de tratamiento, que puede incluir medicamentos, formas de evitar los alérgenos más comunes y algunos exámenes.

¿Cómo evitar este problema?

La exposición constante a las sustancias alérgenas implica que los síntomas se repitan. Así que es fundamental controlarla y evitar los alérgenos. Mientras más alejados de la nariz, mejor se sentirán.

¿Qué hacer con el polen?

En cualquier lugar donde haya árboles, pasto o maleza brotando, habrá polen en el aire. Sin embargo, es posible evitar los momentos en que hay mayores niveles en el aire, como en las mañanas, cuando hace calor o hay tiempo seco. Se pueden tomar vacaciones donde no haya tanto polen y en períodos de poca alergia. También ducharse y lavarse el pelo en el atardecer, cerrar ventanas del dormitorio para evitar la entrada del polen y las ventanas del auto.

¿Qué hacer con la humedad?

Hay que vigilar los lugares donde se junta agua. Por ejemplo: las áreas húmedas del jardín, las hojas podridas, los montones de abono.  También se debe limpiar la ducha con cloro y revisar que la cortina del baño no tenga hongos. Hay que reparar las llaves que gotean y las goteras, y no tener plantas al interior de la casa.

¿Qué hacer con el polvo?

Es imposible eliminarlo por completo, pero sí se puede controlar. Envuelve tu colchón y almohadas con plásticos o vinílico completamente cerrado, de manera que los ácaros no penetren. Asea regularmente tu habitación y elimina los peluches y todas las chucherías, así como libros que acumulan polvo de la habitación. Trata de no tener muebles con grietas o tallados. Limita las alfombras. Limpia con un paño húmedo para no levantar polvo y pasa la aspiradora diariamente. Toma los medicamentos antes de sacudir o pasar la aspiradora y utiliza una mascarilla cuando limpies.

¿Qué hacer con los animales?

Si tienes una mascota y no puedes dejarla, al menos mantenla limpia (un baño semanal). Enjuagarlo con agua destilada produce un mayor efecto aún.  Ten el animal afuera y no lo dejes entrar nunca a tu habitación. Lávate las manos después de tocarlo y no permitas que te lengüeteen.

Es importante controlar los alérgenos en el lugar donde pasas más tiempo: tu casa. No olvides tu auto, tu oficina, y procura evitar el cigarro y los perfumes irritantes para tu nariz.

Contenido desarrollado por el pediatra Pedro Barreda.

Relacionados



alergias
Te puede interesar:

Las alergias por el sol ¡Detéctalas y trátalas a tiempo!