Cómo se estudia la alergia

La doctora Marcela Potin nos habla sobre las Medidas de prevención contra la meningitis

¿Cómo se estudia la alergia? La prueba más utilizada es la de tipo cutáneo o Prick test, pero hay otras. Mediante estas pruebas es posible determinar a qué alérgeno se es alérgico y a cuál se es sensible. No es lo mismo, ya que es posible estar sensibilizado a un alérgeno, pero no presentar síntomas al exponerse a él.

¿Qué es un Prick test?

Es una técnica in vivo de elección en el diagnóstico de Alergia. Se trata de un examen simple, rápido, barato y con resultados inmediatos y reproducibles. Lo toleran incluso los niños y puede probarse con distintos alérgenos a la vez (ambientales, como polvo, hongos, pelos o caspa de animal, árboles, malezas y pastos; alimentos; fármacos; venenos de abejas, avispas; látex; etc.). Es muy importante que lo realice un personal adecuadamente formado, tanto en la ejecución como en la interpretación de los resultados.
El prick es una técnica mínimamente invasiva e inocua, por lo general, que en muy pocos casos presenta reacciones alérgicas generalizadas. Las personas que toman el test deben estar clínicamente sanos y estables. Según el historial médico del paciente y la zona en que vive, se elegirán los alergenos a testar, siempre sugeridos por un especialista. Las pruebas cutáneas son el principal método para diagnosticar el asma.

Cómo se cataloga

El prick test se aplica colocando una gota de extracto alergénico sobre la piel sana del individuo, puncionando a través de la gota con una lanceta especial de 1 milímetro, a fin de introducir un mínimo de extracto en la piel. El que el resultado sea positivo no quiere decir necesariamente que el alérgeno positivo sea el causante de asma. Es fundamental combinar la historia médica con los resultados de test. Lo que la prueba mide es la sensibilización de la persona a una determinada sustancia sospechosa de producir alergia. Sólo mide la sensibilización por anticuerpos de tipo IgE, los responsables de las alergias de representación rápida (dentro de las primeras horas de contacto, si bien pueden presentarse hasta 72 horas después).

El tipo de alérgenos a testar dependerán de la zona donde viva el paciente y los espacios interiores que frecuente.

Al hacerse el test se debe suspender algunos antihistamínicos que podrían tornar el resultado a negativo, como:

  • De primera generación (difenhidramina, etc.): suspender 3 días antes
  • Antihistamínico derivados de la Hidroxicina: suspender 15 días antes
  • Uso de Ketotifeno: suspender 15 días antes
  • Los de acción larga: suspender 2 meses antes
  • Esteroides tópicos: suspender de 2 a 3 semanas antes

En general se suspenden por alrededor de una semana.

El factor edad

Aunque no existe un límite de edad para el test, en el caso de los lactantes y los ancianos la reactividad puede ser menor. Actualmente se puede practicar hasta en niños menores de 1 año.

Algunas lesiones de la piel pueden afectar, como la dermatitis atópica severa, que en algunos casos podría contraindicar la realización del prick.

Respecto al sexo, no existe una diferencia de sensibilización en la respuesta al Prick Test. No obstante, tanto en niños pequeños (menores de un año) como en el adulto mayor (sobre los 65) la reactividad cutánea a la histamina puede estar disminuida, generando la imposibilidad de una respuesta a determinado alérgeno, a pesar de existir sensibilización e incluso alergia. Lo que se hace en esos casos es usar un control positivo de histamina para evaluar la capacidad de respuesta de la persona, pero si no hay reacción al control positivo, el examen no es válido.

Posibles problemas con la la ejecución del test

Son menores y, en general, deducibles por sentido común:

  • Reacción severa previa a un prick
  • Paciente inestable (asma agudo, febril, etc)
  • Urticaria activa (con riesgo de falsos positivos)
  • Dermografismo activo severo ( con riesgo de falsos positivos)
  • Niño-adolescente en situación clínica inestable

Para realizar el test

  1. Limpiar la piel con alcohol de 70º. Rotular la piel y colocar las gotas de los extractos alergénicos
  2. Puncionar a través de cada gota con la lanceta de prick
  3. Esperar entre 15 a 20 minutos
  4. Medir los resultados y anotarlos en la hoja de registro. Se mide la pápula, su diámetro máximo (DM) y el perpendicular (DP), lo que se anota de la siguiente forma: DmxDP. También puede resultar de interés medir el eritema circundante, aunque el resultado del prick sólo se refiere a la pápula o habón.

El tamaño de la reacción dependerá de

  • El grado de sensibilización al alérgeno
  • La cantidad del alérgeno aplicado
  • La capacidad individual de los mastocitos para liberar sus mediadores

Se considera que el test se ha realizado adecuadamente si el control diluyente no provoca reacción 0x0 mm, y la Histamina tiene un DM igual o superior a 3 mm. Una reacción a un alérgeno es considerada como positiva cuando el DM de la pápula es de 3 Mm. o la superficie de 7mm². Si existe dermografismo, se consideran positivas aquellas reacciones cuyo DM sea de 3mm o la superficie 7 Mm. mayor que el control negativo.

Prick negativo

La prueba se ha realizado correctamente, debido a que el control glicero salino no ha provocado reacción y la histamina ha generado un habón, por lo que todos los extractos alergénicos testados han sido negativos.

Prick positivo

El resultado es positivo para uno de los extractos alergénicos testados.

¿Frente a qué síntomas se recomienda realizar el test?

En general, frente a la sospecha de alergia debido a los siguientes síntomas: urticaria, dermatitis Atópica, rinitis, conjuntivitis alérgica, síndrome bronquial obstructivo, algunas reacciones adversas a medicamentos, alimentos, picaduras de avispas o abejas, látex, etc.

Las alergias más comunes se clasifican según sus síntomas. Por ejemplo, la rinitis, conjuntivitis y asma se deben a alérgenos de aire internos y externos. Las alergias alimentarias, dependiendo de la edad, pueden deberse a: en los niños, la proteína de la leche de vaca, huevo, soya o maní. En los adultos son comunes las alergias a fármacos, como los antibióticos (generalmente las penicilinas), los antiinflamatorios no esteroidales y los relajantes musculares. La sensibilidad al látex es frecuente en el personal de salud y en los pacientes sometidos a múltiples cirugías y/o procedimientos médicos.

Condiciones para realizar el examen

Es importante que el test se realice en sitios donde se cuente con todas las posibilidades de reanimación cardiorrespiratorias, en caso de una reacción alérgica severa. Los niños no deben estar tomando antihistamínico ni corticoide o inmunosupresor tópico en el sitio de la prueba. En el caso de los adultos, no deben estar recibiendo bloqueadores o inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, ya que podrían impedir el uso de adrenalina para revertir una reacción adversa.

¿Se debe complementar con otros exámenes?

Puede hacerse con una toma de sangre para buscar la Ige específica para el alérgeno estudiado, pero ambos exámenes buscan la misma respuesta. Además, el exámen de sangre toma más tiempo, es más caro y sirve para un solo alérgeno.

El Patch test

Existe una prueba de parche que, en el caso de las alergias alimentarias y las dermatitis Atópica, es útil, ya que el mecanismo fisiopatológico de la alergia puede ser de otro tipo, de forma celular y no humoral (que depende de los anticuerpos). El Patch Test es una prueba cutánea que mide reacciones de hipersenbilidad retardada.

Contenido desarrollado por el pediatra Pedro Barreda.



Relacionados

rinitis alérgica en los niños
Te puede interesar:

Rinitis Alérgica en los niños ¿cómo evitarla?